Cámara de Comercio de La Rioja

Criterios de elección

Existen distintas formas jurídicas que puede adoptar nuestra empresa. Elegir aquella que mejor se ajuste a las necesidades del negocio es una tarea primordial por cuanto de ello dependerán aspectos fundamentales en la gestión cotidiana de la empresa y la mayor o menor asunción de responsabilidad por parte de los promotores. Los siguientes criterios nos ayudarán a tomar una decisión lo más acertada posible:

  • Responsabilidad del/de los promotor/es. Probablemente el criterio más determinante a teneren cuenta a la hora de elegir una forma jurídica. La existencia de cierto riesgo empresarial hace que debamos optar por sociedades mercantiles frente a las formas más sencillas de agrupación de personas físicas como las comunidades de bienes o las sociedades civiles por cuanto estas últimas adoptan un régimen de responsabilidad ilimitada de los socios.
  • Necesidades económicas del proyecto. Derivada del criterio anterior, pero también por el hecho de articular con la debida precisión las consecuencias de una posible disolución y consiguiente liquidación de la empresa, la aportación de una importante suma de capital será un elemento que nos dirigirá normalmente a formas mercantiles.
  • Aspectos fiscales o socio-laborales. La fiscalidad es distinta según optemos por ungrupo u otro; el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o el Impuesto sobre Sociedades se rigen por leyes distintas de las que puede derivarse distinta tributación. Asi mismo pueden existir bonificaciones o exenciones fiscales para ciertas formas jurídicas. Por su parte la condición de socios trabajadores y no meramente capitalistas podrá orientarnos a formas jurídicas de economía social como las sociedades laborales o cooperativas; por su parte la unión de socios profesionales nos llevará a sociedades profesionales. Por último la contratación de personal también puede ser un factor influyente por cuanto en ciertos casos existe limitación en el número de empleados.
  • Pluralidad de promotores. La unión de un importante número de socios debe orientarnos a formas mercantiles o de economía social ya que articularán de forma mucho más precisa las relaciones entre ellos así como el camino a seguir en el caso de que el proyecto empresarial fracase.
  • Simplicidad en los trámites. Las sociedades civiles, comunidades de bienes o el alta como empresario individual requieren menos trámites que la constitución de sociedades mercantiles o de economía social, laborales o cooperativas, lo cual puede ser un elemento influyente aunque no determinante en la elección de la forma jurídica.
  • Tipo de actividad. En ocasiones la normativa reguladora de la actividad exige una determinada forma jurídica para llevarla a cabo que habremos de respetar; así por ejemplo, entidades financieras o de seguros que han de ser en todo caso Sociedades Anónimas.
  • Por último, ayudas y subvenciones existentes. La normativa reguladora de las ayudas dirigidas a la promoción de nuevas iniciativas empresariales optan en ocasiones por unas u otras formas jurídicas. Un criterio que como la mayoría no debe ser determinante pero que sí habremos de tener en cuenta.
Acuerdos Comerciales

Acuerdos Comerciales

Cámara Rioja ha realizado lo mejores acuerdos comerciales para tu empresa con distintos proveedores de servicios

Netfinitiva